dimarts, 18 de juliol de 2017

2017-07-16 Bellit+PRC33

Mientras algunos salían por la zona para volver pronto a casa, 5 valientes (Frenando, Sergio29, Fran, DH y Zezu) nos fuimos a buscar aventuras por Aiguafreda y Figaró. Afortunadamente quedamos en la estación para coger el tren de las 6:49 porque el calor fué tremendo e hizo mella en nosotros.

Carenes de Bellit estuvo en la agenda hace unos meses pero, por el retraso en la subida al GR5, el grueso de la peña se quedó a hidratarse en el restaurante que hay al final del GR5 y sólo Rabanín y yo (Zezu) ascendimos a hacerla. Como es muy bonita y hacía días que Fernando manifestaba su interés por conocerla convencí a algunos para hacerla en primer lugar y luego pasar a la otra vertiente para bajar por el PRC33 que yo había hecho sólo andando.


La subida a Bellit fué rápida y, aún así, ya empezamos a notar el calor. Llegamos a la cadena un poco sofocados, al fin y al cabo son varios Km de ascensión, y sólo DH subió pedaleando toda la pista hasta el principio. La mayoría optamos por caminar los primeros 200m hasta que desaparecían las zarzas y mejoraba el grip y pendiente. DH se animó y terminó pasándose. Como yo no iba muy lejos oyó mis silbidos y gritos avisándole de que diera la vuelta.

La bajada, como siempre, muy bonita y limpia. Fernando abría la procesión, seguido por mí para avisarle de los cambios (pocos) existentes y los supuestos Claritos nos seguían muy cerca sin aparentes problemas. Sólo Sergio29 tuvo una caída tras engancharse la camiseta en un árbol. Como consecuencia le quedaron molestias en la muñeca.

Terminamos a buen ritmo Bellit y me puse en cabeza para cruzar Aiguafreda y buscar la pista que nos llevaría a la parte alta de los cingles d'en Bertí. Justo al cruzar bajo la vía del tren había un pequeño parque donde aprovechamos a comer algo y aprovisionarnos de agua. Incluso yo, que apenas bebo, había agotado el litro que llevo habitualmente (y me sobra).

Al terminar rodamos por la pista paralela al tren y un conductor me confirmó que íbamos correctamente. Es una pista con un tramo de cemento que ya conocíamos de otras salidas y que se hizo eterna por el sofocante calor. Paramos más de una vez a la sombra de los pocos árboles del camino. Con paradas y todo llegamos a la cima a las 10 de la mañana. El esfuerzo fué grande (alrededor de 1000m en 2horas) pero habría sido peor con más calor.

Ya arriba, algunos comieron algo más y reemprendimos la marcha por el sendero que habitualmente hacemos con la peña por los cingles. Incluso paramos en los sitios habituales a hacer alguna foto. Con una breve parada porque no veíamos a Fernando y DH, llegamos a la zona con balas de paja que había tomado como referencia para saber por dónde bajaba el PRC33. Me adelanté unos metros y allí estaba.

La verdad es que es bonito para caminar pero más roto de lo que recordaba para ir en bicicleta. Todo es ciclable si se tienen buenas manos pero las cerradas curvas (con gran caída lateral) eran un gran problema con el pedregal que encontrábamos antes y después de cada una de ellas. 

Le dije a Fernando que se pusiera delante y yo le seguía mientras DH, Sergio29 y Fran se reían de lo que veían. No había problema en los tramos rectos, bueno dábamos muchos botes, pero en la mayoría de las curvas necesitábamos hacer pié para salvarlas.

Pasado el primer tramo pedregoso (unas 12curvas en 400m) llegamos a la Trona donde dejamos las bicicletas para enseñar al grupo las vistas y hacernos unas fotos. Terminada la sesión de fotos regresamos a nuestras bicis y reempendrimos el descenso.

El segundo tramo tenía algo de sendero y un poco de pista hasta el desvío del monolito de piedra. Recordaba esa referencia y se lo expliqué al grupo cuando lo visualicé desde arriba. Ellos dijeron, viendo el desnivel, vamos a morir riéndose.

En este segundo tramo me puse yo delante y fuí cantando mi trazada, la que me parecía mejor, para esquivar los enormes surcos que tiene. La verdad es que pude rodar todo hasta llegar al tercer tramo que empezaba en una valla giratoria de hierro donde volvió a ponerse delante Fernando.

En el tercer tramo, de nuevo, un pedregal con un gran tranco: donde se cayó Miguelón. Pasamos varios menores antes con rayada de barras de Fernando en una de ellas. Asegura que le "dolió" mucho el golpe. Esperemos que no afecte a retenes y quede en algo estético. Este en cuestión, tras mirarlo, decidimos caminarlo. DH hizo la vertical con su bici pero no llegó a caer y pudo seguir rodando.

Como el sendero era estrecho y yo estaba delante volví a bajar en cabeza parando en la parte superior de la cascada que hay en el Sot de Bac y una pequeña cueva donde, por los rastros en las paredes, deben hacer noche algunos escaladores del sitio. De nuevo algunas fotos y continuamos bajando.

En éste último tramo también había mucha piedra aunque pude rodar casi todo. Eran piedras enormes y sin ritmo quedabas clavado. La mejor opción era esquivar las mayores y rodar las menores para conservar algo de velocidad. Casi al final Fernando, que iba muy cerca de mí, frenó cuando yo cambié de un lado a otro para rodar una gran piedra plana y salió por orejas. Yo ni me enteré. Iba concentrado en lo mío y el ruido de mi bici no me dejó oir su caída sin más consecuencias que el susto.

A 200m escasos del final, en un tramo más rápido yo pinché por llantazo. Ya es mala suerte pero hubo que cambiar la cámara. Afortunadamente estábamos a la sombra pero a mí ya no me quedaba agua y todos deseábamos llegar a un bar.

Reparado el pinchazo nos dirigimos a la estación con una breve parada porque, casualmente, pasamos junto a la casa del hermano de DH y quiso saludarle. No estaba pero le envió un selfie.

Sergio29 estaba fundido por el calor y todos soñabamos con una cerveza pero cuando llegamos a la estación nos encontramos que no había ni bar, ni máquina de billetes. Lo peor fué la espera. Fernando miró el horario y dijo que quedaban 21minutos para el tren por lo que era muy justo para bajar al pueblo a tomar algo. Llegó la hora del tren y volvimos a comprobar extrañados: en festivos el horario era diferente y tuvimos que esperar otros 10eternos minutos. Fernando, de buen rollo, se tuvo que oir de todo.

Ya en Mollet Fran se fué para casa y nosotros fuimos al punto de hidratación donde estaba Piecitos, que se había dormido y no había cogido la bici.

2 comentaris:

Fernando FC ha dit...

Soy fan de tus resúmenes Zezu. Me asombra la memoria que tienes para los detalles.
Gracias por la ruta. Bellit fantástico y el prc33 la verdad es q me gustó más de lo q te decía. Solo me sabía mal por los compañeros, pero creo que todos disfrutaron.
Gracias company!!

MARUJAMAN ha dit...

y lo k nos reímos k?????
fantástico zezu eres un puto monstruo compañ
yo con todo lo pase genial k es lo k mas m gusta de la bici y los compis